Curry MVP unánime

Inició el partido en la banca después de estar fueras algunos días por una lesión en la rodilla que provocó muchas especulaciones del futuro del equipo en su camino a otro título de la NBA. Ingresó a la duela y falló sus nueve primeros intentos, pero el cierre fue épico. Stephen Curry terminó con 40 puntos y anotó 17 en el tiempo extra para que Golden state venciera a Portland. Un día después es el MVP de forma unánime.

 

Antes de la actuación histórica de Curry ante Portland, ESPN ya había filtrado que sería el MVP por segundo año consecutivo; lo que hizo después, fue sólo mandar el mensaje claro de que por primera ocasión en la historia de la Liga se decretaría un ganador de forma unánime.

No hay discusión, Curry le ha puesto a la NBA el interés que no se veía en años. Esta temporada destrozó los triples al anotar más de 400, una cifra barbara de pensar en su momento. Terminó con promedio de 30 puntos por partido, 50% de tiros de campo y 45% de triples. Estamos ante la presencia de uno de los mejores, sino es que el mejor tirado en la historia de la NBA. Curry no juega sólo y hace funcionar a un equipo que juega como tal, que tiene en Klay Thompson a otro de los franco tiradores.

Curry es sinónimo de ejecución y espectacularidad y es eso lo que ha levantado las miradas y las ovaciones para el número 30 de Golden State, y es que este deporte vertiginoso se trata de eso; de corren con éxito un plan de juego diseñado en el pizarrón y de dar espectáculo, de hacer cosas diferentes en cada partido, de elevar el nivel y la dificultad en cada disparo, y Curry lo ha podido hacer. Cada vez que él brinca a la duela hay garantía de todo lo anterior. De paso el equipo gana y es Campeón. Más no se puede pedir.

Aquí no se trata de comparar a un jugador con otro, y mucho menos, de saber si es Curry mejor que Jordan. Es un baloncesto distinto. Aquí hay que deleitarse con lo que hace este chico, de como ha logrado captar todas las miradas cuando en la NBA se tiene a jugadores quizás mucho más completos y más altos que él. Pero la dedicación al trabajo lo han llevado a ese punto. Bien dicen que la práctica te lleva a la perfección. Golden State se mantuvo sin derrota en los primeros 24 partidos de la temporada y se convirtió en el primer equipo en ganar 73 partidos en una temporada, superando la marca de Chicago de 1995-96. Aunque le falta cerrarlo con el campeonato.

Por ahora, no hay duda, Curry es el MVP de la Liga y lo tiene bien merecido, pues no sólo se trata de la actuación individual sino de lo que afecta la presencia del él en la duela. Cierto es, que Golden State ha logrado ganar sin Curry en la duela en esta pos-temporada, pero lo que vimos la noche del lunes viniendo desde la banca, nos deja en claro lo que significa ser el Jugador Más Valioso. Ya al final el podemos agregar que el chico tiene carisma y sencillez, algo que no debe afectar en la votación al MVP, pero que son ingredientes que jamás caerán mal a todos los seguidores de la NBA.

 


Print   Email