Las reglas cambian, la esencia no

Mucha polémica ha generado en el mundo del deporte las últimas decisiones que se han tomado en las reuniones de dueños de la NFL, porque se han modificado algunas reglas del juego con el fin de prevenir lesiones, en especial las conmociones. Muchos creen que se pierde la esencia del juego y hasta ironizan, al decir que hay más contacto en el Flag-Football que en la NFL. Pero, vamos por partes.

Prevención... 

La NFL está consciente que este deporte es de contacto, pues se da en cada jugada y una de las acciones más espectaculares es el tackleo o bloqueo fuerte que mande a un jugador al suelo con el simple hecho de impactarlo; sin embargo, las reglas han cambiado con el fin de prevenir lesiones serias que puedan acabar con la carrera de un jugador. El futbol americano tiene otras jugadas o acciones que pueden ser igual de espectaculares como una gran atrapada, una serie final en los últimos segundos, una carrera que eluda a varios defensivos, un pase milagroso en los momentos finales de un partido, etc.

 La realidad es otra en el futbol americano de los Estados Unidos (insisto en los Estados Unidos) donde las conmociones y sus secuelas han sido uno de los puntos más discutidos y comentados por parte de los involucrados y hasta de los que no. Quizás en otros países, como México, no veamos o no queremos ver la gravedad de estas lesiones, así como sus consecuencias. Es muy simple juzgar con base a la experiencia de haber jugado este deporte en otro nivel, por no decir que muy por debajo, del que se practica en Estados Unidos, como para descalificar y desaprobar las medidas que lo único que buscan son cuidar la integridad de los jugadores.

 Estoy de acuerdo que todo aquel que decide jugar futbol americano está consciente de que se ha metido a un deporte de contacto donde las lesiones son parte del juego y ha aceptado el riesgo de las mismas. Pero, eso no impide que la Liga (sean NFL o NCAA) tome las precauciones necesarias por lesiones que pueden tener consecuencias serias en la salud de los jugadores. Hay muchos ejemplos de personas que han quedado seriamente lesionadas en el campo de juego o años después tiene severas consecuencias por los constantes golpes en la cabeza, cuello, columna, entre otras.

 Con todo el respeto que me merecen todos los que me siguen (lo cual agradezco), no es válido el argumento que nuestros años de experiencia en el futbol americano de México, al nivel que sea, o de cualquier otro país, sirva para desaprobar las medidas tomadas por la NFL. Sólo basta con ver los jugadores que te puedes encontrar a nivel High School o Preparatoria, en cuanto a tamaño, talla, peso, velocidad y masa muscular, para darte cuenta de la intensidad de los golpes. No quiero descalificar a todos aquellos que han llegado a jugar Liga Mayor en México donde el nivel es muy bueno y hay atletas muy bien preparados, pero si tenemos en claro que el nivel en la NCAA de EU es superior.

 Sucede que la mayoría de los que vemos la NFL recordamos aquellos años donde podías golpear a un jugador indefenso y, en algunos casos (mal hecho), el que éste quedara lastimado o hasta conmocionado, era como colgarse una estrellita porque se manifestaba la agresividad y la superioridad de uno contra el otro. El futbol americano era más violento en el pasado; de eso estoy seguro, pero también el deporte como todos los involucrados vivíamos en la ignorancia de las consecuencias de las lesiones y de las conmociones.

 No sabemos cuándo se pueda presentar una lesión o una conmoción, pues de lo contrario evitaríamos estar en el campo en ese momento. Pero lo que sí sabemos es que hay ciertas jugadas donde se han presentado la mayor cantidad de lesiones, sobre todo las conmociones. Entonces, hay que prevenir.

 En nuestra vida no sabemos cuándo se pueda presentar un accidente, pero hacemos todo los posible por evitarlo. Lo mismo con las lesiones en el futbol americano.

 La Esencia del Juego...

 Siempre lo he dicho en las transmisiones de televisión y desde que empecé en radio. La esencia del futbol americano NO es salir y castigar hasta lastimar a tu oponente. La esencia de este deporte es el trabajo en equipo para ganar una yarda, para llevar el balón a la zona de anotación y para defender la misma. Es una batalla de inteligencia, de compañerismo, de un máximo esfuerzo, de nunca darse por vencido, de dar un segundo esfuerzo. Es una lucha por una yarda. Es una pelea dura, intensa, de contacto fuerte, de dolor, de lágrimas, de sangre, pero siempre de caballeros. Quién no lo entienda así; no tiene nada que hacer en un campo de futbol americano.


Print   Email